miércoles, 21 de junio de 2017

21.06.17.- DERECHO A UNA MUERTE DIGNA







RSS
Responsabilidad Social Sanitaria y Sociosanitaria




https://www.responsabilidadsociosanitaria.com/secciones/humanizacion/trece-medidas-que-se-deben-tomar-cuanto-antes-para-humanizar-el-final-de-la-vida-8925





SEGÚN LOS PROPIOS PACIENTES Y SUS FAMILIARES
Trece medidas que se deben tomar cuanto antes para humanizar el final de la vida
Casi la mitad de la población fallece en un entorno hospitalario. (iStock)
·          
·          
·          
·          
Una completa revisión de estudios señala las principales dificultades que los pacientes terminales y sus familiares encuentran en el tránsito final
19/06/2017 14:22 h.imprimir

Miguel Ayuso


Según la última encuesta de Morbilidad Hospitalaria realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en 2015 fallecieron en los hospitales españoles un total de 201.119 personas. Se trata de casi la mitad de las defunciones que se registraron en España ese año (422.568).

Esto puede interpretarse como una buena noticia, pues los ciudadanos fallecen en un entorno en el que pueden recibir una correcta atención médica y, llegado el caso, unos adecuados cuidados paliativos. Pero los centros sanitarios no siempre garantizan un tránsito humanizado a la otra orilla.  
Son varias las comunidades autónomas que en los últimos años han legislado para garantizar una muerte digna a sus ciudadanos
“Pese a la expansión de los servicios especializados en cuidados paliativos, la promoción de un enfoque paliativista y otras reformas, los pacientes moribundos siguen sin tener garantizada un óptimo cuidado al final de la vida y tienen todavía necesidades no cubiertas”, aseguran la doctora Claudia Virdun y sus colegas en un estudio sobre el asunto publicado en el último número de la revista Palliative Medicine. 

Son varias las comunidades autónomas que en los últimos años han legislado para garantizar una muerte digna para sus ciudadanos, pero ¿qué echan en falta de verdad los pacientes y sus familiares?

A esta pregunta quería responder los investigadores, estadounidenses y australianos, que han analizado todos los estudios cualitativos publicados entre 1990 y 2015 con respecto a la atención recibida al final de la vida. En total, tras rechazar las investigaciones que no se ajustaban a los criterios de la revisión, se han analizado los datos de 16 estudios publicados en inglés en todo el mundo.

Y sus resultados dan que pensar. “Diez de las cuestiones que emergen de esta meta-síntesis reflejan en gran medida las conclusiones de publicaciones que datan de 1999”, aseguran los investigadores. “El hecho de que los pacientes y sus familiares continúen teniendo hoy las mismas percepciones confirma que se requiere una reforma hospitalaria urgente en el final de la vida”.
LAS REFORMAS NECESARIAS PARA GARANTIZAR UNA MUERTE DIGNA
La revisión ha identificado trece aspectos que los pacientes y sus familiares consideran críticos para una correcta atención al final de la vida. Muchos de ellos son coincidentes, pero hay cuestiones que preocupan enormemente a los pacientes y no a sus familias, y viceversa.

1. Dar un buen cuidado médico

Parece obvio, pero tanto los pacientes como sus familiares consideran fundamental recibir unos cuidados adecuados. Y si señalan tal cosa es porque consideran que no se están dando.
Los pacientes y sus familiares apuntan la importancia de un correcto abordaje del dolor y la administración de analgesia cuando se necesita
Según un reciente informe de la Asociación Helping Cáncer, la mitad de los enfermos que necesitan cuidados paliativos en España no los recibe por la escasez de profesionales. Una situación que lleva años denunciando la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (Secpal), que asegura que se necesita una unidad especializada en la atención al final de la vida por cada 80.000 habitantes. Y en España faltan 200.

2. Manejar correctamente de los síntomas

En concreto, los pacientes y sus familiares apuntan la importancia de un correcto abordaje del dolor y la administración de analgesia cuando se necesita. “Una cosa que odio es que, cuando viene [el dolor] y presionas el botón, no vienen”, asegura uno de los testimonios analizados. “Y estás sufriendo muchísimo”.

Otros síntomas de cuyo abordaje se quejan los pacientes y los familiares son los vómitos, las piernas inquietas o los problemas respiratorios, pero el dolor es de largo el más mencionado.

3. Ofrecer un cuidado integrado

Los pacientes señalan que la colaboración entre los profesionales sanitarios es fundamental para un correcto cuidado o, dicho de otra forma, apuntan a la descoordinación entre estos como un factor que hacía empeorar su situación.

Por su parte los familiares apuntan la necesidad de que haya un solo médico que sea el responsable último del paciente, al que poder referirse si hay algún problema; además valoran un cuidado multidisciplinar, que incluya la atención psicosocial y espiritual.
4. Garantizar una comunicación efectiva y una toma de decisiones compartida

Los pacientes y sus familiares señalan tres necesidades al respecto. En primer lugar, la necesidad de recibir una información honesta y clara, que les permita tener un conocimiento compartido de su situación. Esto, según uno de los pacientes, implica “utilizar términos que una persona que no sea médico pueda entender”.

Las familias demandan un contacto más directo con el equipo médico, de cara a solucionar sus dudas e inquietudes
En segundo lugar, se resalta la importancia de recibir información durante toda la hospitalización,algo que ayuda a los pacientes a tomar sus decisiones, reducir el estrés y evitar sorpresas.

Por último, los pacientes señalan la importancia de participar en la planificación de su cuidado para eliminar la carga de decisiones sobre los miembros de la familia, mientras que ésta demanda un contacto más directo con el equipo médico, de cara a solucionar sus dudas e inquietudes.

5. Brindar un cuidado respetuoso

Otro aspecto en el que coinciden pacientes y familiares es en la necesidad de recibir un trato humanizado a lo largo de todo el proceso de hospitalización. Agradecen cuando el personal es amable, atento y, sobre todo, trata a los pacientes con dignidad. “Que no se convierta en un número y siga siendo un ser humano”, señala uno de los familiares.

6. Ofrecer un entorno y una organización adecuada

Tanto los pacientes como sus familiares señalan la importancia de que la estancia sea adecuada, pero sus prioridades son distintas. Hay pacientes que conceden importancia a latranquilidad, pero otros prefieren estar acompañados, incluso por compañeros de habitación.

Los familiares, sin embargo, son mucho más críticos en este aspecto, en concreto en lo que respecta a la tranquilidad, la limpieza de las habitaciones y la privacidad, una necesidad que aparece en gran parte de los estudios.

Los familiares también señalan como problemática la propia organización del hospital, que consideran demasiado rígida y compleja. Señalan como algo especialmente frustrante las largas esperas en el proceso de admisión o las restricciones en los horarios de visita, que se aplican incluso cuando el paciente está al borde de la muerte.
Los familiares piden tener un rol más activo en el cuidado de los pacientes. (iStock)

7. Reconocer el papel de los familiares

Para los pacientes, poder contar con la compañía y apoyo de su familia es indispensable en estos duros momentos. Sin ellos no pueden estar cómodos.

Los familiares, por su parte, quieren ser reconocidos y respetados, y participar en la planificación y provisión de los cuidados. Se sienten mal siendo meros observadores.
Tener una enfermedad terminal es como estar en la cárcel, por ello los pacientes consideran algo fundamental mantener su independencia
“Una enfermera, una vez, me pidió ayuda para dar la vuelta a Barbara mientras hacía la cama…”, explica uno de los familiares. “La tuve que tocar y coger. Fue la única vez que sentí que podía hacer algo por ella”.

8. Dar asesoramiento financiero

Tanto los pacientes y sus familiares están preocupados por cómo va a costearse los costes de hospitalización y el posible deceso, por eso demandan algún tipo de asesoramiento en este sentido, que les de tranquilidad.

9. Mantener la independencia de los pacientes

Tener una enfermedad terminal es como estar en la cárcel, por ello los pacientes consideran algo fundamental mantener su independencia en la medida de lo posible, incluso aunque esto suponga un esfuerzo añadido.

10. Garantizar la seguridad del paciente

Los familiares, no así los pacientes, señalan que la hospitalización no mejora el nivel de cuidado que se ofrece en el domicilio. Estos señalan que la seguridad del paciente al final de la vida está comprometida por una pobre comunicación, la ausencia de cuidados paliativos, la inexistencia de un trato individualizado y la falta de atención.
Los pacientes consideran fundamental mantener su independencia en la medida de lo posible. (iStock)

11. Preparar a los familiares para la muerte

Los parientes de los pacientes terminales señalan la importancia de recibir ayuda para enfrentarse a la muerte de sus seres queridos, tanto en la despedida como en el duelo.
“Habría agradecido algún tipo de seguimiento, de alguna forma. Una llamada”, asegura uno de los familiares
12. Extender la atención a la familia

Uno de los estudios revisados señala que los parientes se sienten expulsados inmediatamente del hospital tras la muerte de su familiar, y no reciben ninguna información de lo que viene después.

“Simplemente vinieron, cerraron sus ojos, y comenzar a hacer lo que sea que se hace cuando alguien muere, y básicamente nos dijeron que nos fuéramos”, asegura uno de los familiares encuestados. “Así que nos fuimos. No sabía que más hacer. Habría agradecido algún tipo de seguimiento, de alguna forma. Una llamada”.

13. Permitir a los pacientes decidir sobre su muerte

Los familiares, que no los pacientes, señalan la importancia de garantizar la toma de decisiones de los enfermos terminales con respecto a la sedación paliativa e, incluso, la eutanasia. 









21.06.17.- DESIGUALDADES












BARRIADA DE LOS PAJARITOS DE SEVILLA LA MAS POBRE DE ESPAÑA





RECOLECTANDO


MADRID





MUROS

IRONÍA


BANDEROLA  DE  IGUALDAD EN LA GRAN VÍA DE MADRID



















21.06.17.- ANDALUCÍA A LA CABEZA DE LA POBREZA




Siete barrios de Sevilla se sitúan entre los 15 más pobres del país






el Correo de ANDALUCÍA
SEVILLA

http://elcorreoweb.es/sevilla/siete-barrios-de-sevilla-se-situan-entre-los-15-mas-pobres-del-pais-LX3088782


Siete barrios de Sevilla se sitúan entre los 15 más pobres del país

Los Pajaritos-Amate vuelve a encabezar este ‘ranking’ de Indicadores Urbanos publicado por el INE, tras perder además 300 euros de renta media de sus hogares sobre el último informe

20 JUN 2017 / 20:12 H - ACTUALIZADO: 20 JUN 2017 / 22:52 H.







  

Los Pajaritos-Amate, Polígono Sur, Torreblanca, Cerro, Villegas, Su Eminencia y San Pablo. Hasta siete de los 15 barrios más pobres de España se encuentran en Sevilla de acuerdo con los datos de los Indicadores Urbanos 2017, publicados este martes por el Instituto Nacional de Estadística dentro del proyecto europeo Urban Audit.
El INE recoge en su estudio, eso sí, un total de 491 barrios pertenecientes a 16 municipios mayores de 250.000 habitantes, a saber: Alicante, Barcelona, Bilbao, Córdoba, Gijón, L’Hospitalet de Llobregat, Madrid, Málaga, Murcia, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Sevilla, Valencia, Valladolid, Vigo y Zaragoza. No están todos los de España, aunque la muestra es significativa.
Como en el anterior informe, los datos –relativos en esta edición al año 2014– vuelven a otorgar a Los Pajaritos-Amate el triste honor de liderar el ranking, además con un lastre añadido: la renta media de sus hogares ha descendido en más de 300 euros desde la última versión, pasando de 12.613 euros anuales a 12.307.
Lo contrario que ha sucedido con Polígono Sur, cuya renta media anual ha subido de 12.777 euros a 13.180, pese a lo cual se halla en el segundo puesto entre los sub-city districts, que es la denominación que utiliza el INE, con una menor renta neta media.
El cuarto barrio más pobre también es de Sevilla: Torreblanca (14.661 euros). Y asimismo lo son Cerro (noveno en el ranking con 17.520 euros)Villegas, en el distrito Macarena (undécimo con 17.918 euros), Su Eminencia (duodécimo con 18.226 euros) y San Pablo (decimocuarto con 18.486 euros). Se da la circunstancia agravante que en todas estas zonas la renta media de los hogares ha descendido respecto al informe precedente. Y todas se engloban en cinco distritosCerro Amate (tres de los siete barrios afectados), Sur, Este-Alcosa-Torreblanca, Macarena y San Pablo-Santa Justa.
Junto a esos siete núcleos sevillanos figuran en el elenco de barrios más pobres de España tres de Alicante, dos de Málaga y uno de Córdoba, Vigo y Madrid, todos ellos con rentas medias por debajo de los 18.500 euros.
Sólo un par de SCD (sub-city districts) sevillanos superan los 50.000 euros de renta media de sus hogares, situándose aún muy lejos del top-15 de barrios con mayor renta de España, que está copado por Madrid (diez) y Barcelona (cinco), y que se ubican por encima de los 68.500 euros. El Viso y Piovera, ambos en la capital, rebasan la barrera de los cien mil euros, siendo los más ricos de España: 113.001 y 101.620, respectivamente. La tercera y cuarta plazas las ocupan dos barrios de Barcelona: Pedralbes, con 99.752, y Les Tres Torres, con 90.809.
SEVILLA, EN EL ECUADOR
La estadística del INE también incluye datos de renta media anual para 126 ciudades analizadas. Y a pesar de los datos anteriores, Sevilla en su conjunto se sitúa justo en el ecuador de esa tabla, en la plaza 63, con una renta neta media de los hogares en 2014 de 27.755 euros, que por cierto también ha bajado con respecto a 2013: 27.810.
Más abajo se encuentran los otros dos municipios de la provincia que entran en el informe: Dos Hermanas (en el puesto 86 con 25.727 euros) y Alcalá de Guadaíra (en el puesto 108 con 22.643).
Pozuelo de Alarcón, en la Comunidad de Madrid, es la ciudad con mayor renta neta media de los hogares, con 73.014 euros. Y Torrevieja, en Alicante, la de menor renta media, con 14.462 euros.
Con datos de 2016 en este caso, las tasas medias de paroarrojan cifras sonrojantes asimismo para todo el conjunto de Andalucía, que copa 13 de las 15 plazas de mayor tasa de desempleo, con Linares a la cabeza (44,5%) y con dos municipios sevillanos en el lote: Alcalá de Guadaíra, con un 34,4%, y Dos Hermanas, con un 31,7%.
Un dato más alentador es el que indica que Alcalá de Guadaíra es la tercera ciudad con mayor proporción de empleo en la industria, con un 26,9%, sólo por detrás de Elda (35,9%) y Rubí (34,3%).
El informe del INE incluye además un listado que recoge las pernoctaciones turísticas, en el que Sevilla es sexta en 2015 con 5.051.054, por detrás de Madrid, Barcelona, Benidorm, Palma de Mallorca y Torremolinos.







21.06.17.- CONCENTRACIÓN A LAS PUERTAS DEL HOSPITAL DE LA MACARENA DE SEVILLA












martes, 20 de junio de 2017

20.06.17.- EL TEJEMANEJE DE LAS UNIDADES DE GESTIÓN CLÍNICA








Resultado de imagen de tejiendo
MANEJE





Gestión clínica: así no

Desde hace más de 15 años, el SAS incorpora en su gestión las Unidades de Gestión Clínica (UGC) que a partir del año 2006 se multiplican de manera exponencial. Pero más allá de las valoraciones triunfalistas de los diferentes gestores del Servicio Andaluz de Salud y de la Consejería de Salud, se echa en falta una valoración independiente y objetiva de las mismas.

Sobre el papel, todo perfecto. La teoría que las sustenta es impecable. Si nos vamos la página web del Servicio Andaluz de Salud, ésta la define como “un proceso de diseño organizativo que permite incorporar a los profesionales en la gestión de los recursos utilizados en su propia práctica clínica”. Y añade, entre los objetivos de las mismas, cuestiones tan loables como “fomentar la implicación de los profesionales sanitarios en la gestión de los centros, reforzar la continuidad asistencial entre ambos niveles de atención, mejorar la organización del trabajo y elevar la satisfacción de los pacientes”.

El problema es que esas bellas palabras ocultan una realidad bien distinta. Al comenzar su implantación, esas UGC sólo despertaron interés en un reducido grupo de profesionales, que crearon un puñado de Unidades en centros y servicios muy concretos. Para estimular a los profesionales, en el año 2006 las retribuciones de los trabajadores del SAS incorporaron un nuevo concepto de productividad, el llamado Complemento al Rendimiento Profesional (CRP), con una característica importante: las cantidades que perciben los profesionales por este concepto son mucho mayores cuando se está en una UGC que cuando no se forma parte de ella. Lo que estimuló a muchos profesionales que hasta entonces no habían mostrado ningún interés a incorporarse a una Unidad de gestión Clínica.

Estamos hablando de cantidades importantes. Un Jefe de UGC ha llegado a ganar hasta 12.000  euros en la paga anual de UGC. Para un facultativo “de a pie”, la cantidad supone el equivalente a dos nóminas mensuales (para otras categorías son cantidades mucho menores). Evidentemente son cantidades que pueden condicionar fuertemente la actividad de las personas que las perciben. Y aquí está el problema.

Porque quien ha decidido cómo se determina qué cantidad corresponde a cada facultativo en concepto de productividad-CRP ha fijado unos objetivos muy concretos, todos ellos relacionados con el control de gasto, y no con variables referentes a una mejor asistencia o al nivel de salud de la población atendida. Un médico de una UGC de Atención Primaria explicaba al autor de estas líneas el reparto del CRP de la siguiente manera: 


“yo tengo sobre mi mesa cuatro talonarios de cheques. 
Uno se llama recetas médicas,
 otro, petición de pruebas complementarias,
 el tercero, derivaciones a especialistas,
 y el último bajas médicas,
 y a mí me pagan el CRP para que esos talonarios se muevan lo menos posible”. 



Tal vez, por eso, desde que se implantó el CRP los usuarios del sistema se quejan de que es casi imposible que el médico de Atención Primaria les mande al Especialista. 

Al especialista se le ponen objetivos como número de pruebas complementarias, porcentaje de altas, etc. En algunas categorías, se fija como objetivo el compromiso de autocobertura de las ausencias, incluyendo la renuncia a que hay sustituciones por vacaciones. Por tanto, una primera cuestión a reivindicar, en bien de la población destinataria del Sistema Sanitario Público sería que los objetivos de la productividad dejaran de ser economicismo puro y tuvieran más que ver con el bienestar de los pacientes y usuarios.

En segundo lugar, tal y como funcionan las UGC en Andalucía, se está muy lejos de “incorporar a los profesionales en la gestión”. Por el contrario, una queja reiterada de los profesionales es el excesivo control que tienen los Jefes de las UGC y la escasa participación de los profesionales de a pie. Un médico me lo contaba así:

“un Jefe de una Unidad de Gestión de ahora es lo más parecido a un Catedrático  de los de antes o un Jefe de Servicio de los de Franco”.

Incluso, muchos de ellos, sobre todo en los Hospitales, quieren  seleccionar a su propio personal y reniegan de las Bolsas de Trabajo (que garantizan la igualdad, mérito y capacidad... y la no intromisión del jefe de turno en la selección del personal). Ver cómo en el siglo XXI se defiende la contratación “a dedo” como la panacea de la supuesta “eficacia” es ciertamente desolador. 

Qué duda cabe de que implicar a los profesionales en la gestión de la sanidad pública es una muy buena idea. Pero para que lo fuera de verdad, muchas cosas tendrían que cambiar en la gestión de las Unidades de Gestión Clínica del SAS.


Luis González Sanz
Facultativo Especialista de Área del Servicio Andaluz de Salud
 y responsable de Acción Sindical en el
 Sindicato de Sanidad de CCOO de Sevilla






20.06.17.- REFUGIADAS.....¡PERSONAS! (HABLAMOS DE DERECHOS)








La imagen puede contener: texto
CARTEL



PINCHAR ABAJO PARA VER LAS FOTOS DE LOS ESPAÑOLES EN BUSCA DE REFUGIO



                        31 imágenes para no olvidar que los españoles también fuimos refugiados





ME QUEDO CON ESTA FOTO ESPERANZADORA









20.06.17.- EL HOSPITAL MILITAR DE SEVILLA, UN MONUMENTO A LA INCOMPETENCIA DE LA JUNTA DE ANDALUCÍA.







ABANDONO

LO TENEMOS SIN TENERLO

CUANDO HAY HAMBRE...QUIEN DESPERDICIA ROBA

TODO ESTÁ AHI

JARAMAGOS

PLANTAS

CONSTRUIR ES DIFICIL, PRECISA INTELIGENCIA...DESTRUIR ES RÁPIDO, FÁCIL, AL ALCANCE DE CUALQUIER PATADA TORPE

DESPILFARRO CON DINERO PÚBLICO

LA MAQUINARIA DEL AIRE ACONDICIONADO SE DESMONTO Y EMPRENDIÓ VIAJE A NO SABEMOS DONDE.

20.06.17.- BAJO MÍNIMOS LA SANIDAD EN HUELVA




Resultado de imagen de HOSPITAL DE RIO TINTO
HOSPITAL DE RIO TINTO








HUELVA HOY .COM


http://www.huelvahoy.com/medicos-del-area-norte-denuncian-que-la-junta-ha-convertido-la-joya-de-la-corona-en-bisuteria-pisoteada/



Médicos del Área Norte denuncian que la Junta ha convertido la ‘Joya de la Corona’ en “bisutería pisoteada”










Los médicos de Atención Primaria del Área Norte de Huelva han denunciado a través de un documento firmado por su departamento, los problemas que viven los médicos de Atención Primaria en Huelva y, más concretamente en esta área de la provincia que incluye todas las poblaciones que dependen del Hospital de Minas de Riotinto y que engloban las zonas básicas de salud de Aracena, Calañas, Cortegana, Cumbres Mayores, Minas de Riotinto y Valverde del Camino.
Los sanitarios critican que Susana Díaz ha convertido al ‘Joya de la Corona’ de la sanidad andaluza en “bisutería pisoteada”. Así, detallan que viven “sobrecarga asistencial, listas de espera, excesivo trabajo burocrático, medicalización de la vida cotidiana, hospitalocentrismo, desmotivación de los profesionales, historia de salud, más dirigida a la gestión que a la clínica, retribuciones insuficientes, no cobertura de ausencias, dirección por objetivos sin realismo, ni consenso, penalización de las enfermedades (bajas laborales), falta de interés político real en mejorar la atención primaria”.
Además, denuncian que “encima llega el verano” cuando, apuntan que “la máxima prioridad es lograr cubrir sanitariamente la costa, zona de batalla preferente a la hora de dirigir los esfuerzos y refuerzos en época estival, en nuestra zona de influencia, el panorama es desolador”.
En este sentido, apuntan que parten de una situación precaria a lo largo del año con ausencias que no se cubren, amortización de plazas (en la zona de Cortegana, de 5 dispositivos se pasa a 3 y en la de Aracena hay 3 pueblos sin cubrir), acumulaciones de cupo constantes, dificultad en muchas zonas para desarrollar programas de salud, porque priman las tareas a demanda, no dejando espacio para la prevención, la investigación o la formación.
Los médicos denuncian que a día de hoy no tienen noticia que se hayan efectuado contrataciones para cubrir las ausencias previstas por la ley para el periodo vacacional, a pesar de que en abril se les pidió a todos los centros de atención primaria que conforman este área de gestión sanitaria norte de Huelva, que tuviesen confeccionado su plan de vacaciones para el verano; por ello en todas las unidades de gestión clínica (como pomposamente se denominan), se establecen unas cadencias rotatorias de médicos que cumplen con la normativa vigente, y, en base a dicha cadencia, se prepara el plan de vacaciones, solicitando los recursos necesarios para el funcionamiento de los distintos servicios.
Esta solicitud viene recogida en el plan de verano que las direcciones de primaria proponen a la gerencia; han sido aprobados todos los planes de permisos estivales, por lo que es responsabilidad de los gestores proveerlos con la dotación que se solicita.
“A los directores de los centros se les dice que no hay médicos en bolsa y que los busquen ellos, como si ese fuera motivo de excusa para encubrir una ineficaz gestión, que en el fondo suena a no tengo voluntad de contratar a nadie, y verás cuánto ahorramos”.
Los facultativos consideran que es una “realidad palpable” que la política de contratación de esta dirección-gerencia del área norte de Huelva, en los últimos años, ha tenido como consecuencia que numerosos facultativos “hayan desistido de firmar contratos en nuestras zonas, todo ello derivado de que las condiciones ofertadas, sin conocerse el motivo real, siempre son peores que las ofrecidas por otras áreas de salud o distritos, incluso vecinos del nuestro”.
Desde el área de atención primaria creen que no se van a cubrir todos los médicos solicitados en el plan de vacaciones, por lo que consideran que “deberán decidirse cuáles van a ser las actividades asistenciales que se van a mantener, y cómo se va a hacer”. Esa reducción de la actividad asistencial acarreará una merma en la calidad de la atención prestada y, señalan que “la población debe conocer este hecho, las causas, las soluciones aplicadas y los responsables del problema, dado que la tendencia es que seamos los médicos, los causantes de las deficiencias que aparecen en esta época, cuando somos, al menos, tan sufridores como los usuarios de esta mala gestión sanitaria”.
Esta área de gestión sanitaria norte de Huelva “sufre los problemas derivados de sus propias características: dispersión, comunicaciones difíciles, población envejecida, escasos recursos económicos, … Por tanto, el ordenamiento de todos los recursos debe cuidarse de forma mucho más extremada y no debiera estar sujeto a otras consideraciones que no sean las sanitarias, evitando que, aquellos, se organicen por criterios, meramente políticos, como está sucediendo en la actualidad”.
En este documento, agradecen el esfuerzo y sacrificio de los profesionales, “gracias a los que se mantienen las actividades, en algunos centros, con un nivel de calidad aceptable, a pesar del menoscabo para la propia salud, por el estrés laboral, al que nos sentimos sometidos. Muchas de ellas se anularán, por falta de personal en el período vacacional, como cirugía menor, citologías, planificación familiar, y otras, quedarán en precario. Los escasos recursos se destinarán a la atención a demanda y urgencias”.


Exigencias


Finalmente y tras todo lo expuesto, los sanitarios han realizado una serie de exigencias para evitar problemas este verano como son que sus gestores “asuman sus funciones de contratar las sustituciones necesarias en período vacacional, como nosotros hemos cumplido, en plazo y forma, la entrega del plan de vacaciones exigido en abril de 2017, y, que, si no lo van a cumplir, lo informen, por escrito a los profesionales y a la población, asumiendo su responsabilidad de decidir qué servicios se mantendrán y cuáles cerrarán, por falta de personal”.
“Que se cumpla, con responsabilidad, el reparto de los recursos disponibles de forma equitativa y respondiendo a razones, únicamente, sanitarias. Que se nos ofrezcan los recursos y el tiempo necesario para que podamos llevar con normalidad, calidad y mantenidas en el tiempo, todas las demás actividades distintas a la demanda clínica, y que son tan importantes como ésta en una atención primaria acorde a nuestra sociedad y nuestro tiempo, y de la que es merecedora nuestra población”.
Además, exigen la creación de una Comisión formada por algún representante de la dirección-gerencia y representantes de cada una de las seis zonas básicas de primaria, para que tengan reuniones periódicas, en donde se informe de la situación y se tomen decisiones para hacer un Área de Gestión Sanitaria “real y puntera” dentro de nuestra comunidad.
“Formamos parte de una empresa pública que debe procurar las condiciones adecuadas y necesarias para ejercer nuestras funciones. Nuestros habitantes no deben ser menos que los de otras zonas, y, si no se toman las decisiones acertadas, habrá que asumir las carencias y depurar responsabilidades”.
En este sentido, han exigido que se deje de cargar “sobre los mismos hombros de siempre los fallos que cometen otros; no es posible ofrecer el mismo servicio cuando las condiciones son tan precarias, y, hay que ser valientes y, así, explicarlo a la población”, al tiempo que consideran que “no se atisba la más mínima voluntad por abordar los problemas cotidianos; entendemos que se ha prostituido el significado de “gestión sanitaria”, hasta hacerla parecer una caricatura perversa, en manos de unos gestores sin escrúpulos. Dejemos de vender humo y llamemos a las cosas por su nombre”.
Finalmente, los facultativos terminan su misiva señalando que “si en algún momento brilló la sanidad pública, ese tiempo, por desgracia, ya pasó. No hemos cuidado la ‘Joya de la Corona’, entre todos la hemos empeñado, por acción o por omisión, y lo que nos queda es una pieza de bisutería pisoteada, que ya no engaña a nadie”.